Entrevista de Trabajo

Qué hacer y qué no hacer en una entrevista de trabajo. Sacudiendo los mitos.

Qué hacer y qué no hacer durante una entrevista de trabajo. Mitos sobre el comportamiento durante una entrevista de trabajo, pueden hacernos olvidar las partes fundamentales durante esos pocos minutos que llevarán a la consecución o no del trabajo. Y es que mucho se ha escrito sobre las entrevistas de trabajo y casi siempre desde la inconsciencia o desde la uniformidad. Como si todo el mundo fuera igual, ya sea entrevistado o entrevistador. Y es que no todas las entrevistas son iguales. Parece que todo el mundo que realiza una entrevista de trabajo se pareciese a alguien como el de la foto.

Y claro, la realidad es que muchas de las entrevistas de trabajo no se realizan por personal experto en recursos humanos, pendiente de tus gestos y pausas, para evaluar tu personalidad. Del mismo modo que la policía científica no se parece a lo que nos cuentan en C.S.I. Así que no te preocupes por si entrelazas las manos o si dejas de mirar a los ojos a tu entrevistador. Lo único que conseguirás pensando en ese tipo de gestos, la mayoría automáticos y que para llegar a controlarlos se necesita mucho tiempo y perseverancia, es ponerte más nervioso. Yaaaa, he dicho que te comportes de forma natural y sin estar pendiente de controlar cada gesto automático y natural que haces. Esto no quiere decir que llegues a la entrevista y recuestes en la silla como si fuera el sofá de tu casa claro. Ser normal no cuesta tanto…a la mayoría.

Adáptate a tu entrevistador. La empatía es fundamental en cualquier ámbito de las relaciones sociales. También en una entrevista de trabajo. Creer que las personas que deciden lo hacen en el vacío de la racionalidad absoluta es ser muy pardillo. Las personas, nos es que nos dejemos influir por nuestro lado emocional, es que es este el que decide…y partir de ahí, la parte racional busca justificarlo. Alguno estará pensando, yo soy así…auténtico y no pienso cambiar. Vale majete, no nos pongamos trascendentales. Igual que cuando uno va a comprar a una frutería, no quiere que el frutero le trate de tonto porque considera que no saber distinguir entre una manzana granny y una golden es un delito contra la humanidad, cuando vamos a una entrevista no hace falta humillar al entrevistador o tratarlo de tonto. Si el chico es seguidor de Bisbal y comenta lo mucho que le gusta, no hace falta degollarlo (aunque lo merezca…metafóricamente hablando), tampoco se trata de comenzar a canturrear los estribillos de las canciones de Bisbal, bribón seguro que los conoces, bastará con una respuesta empática, y auténtica….ser moderado también es ser auténtico.

Un clásico. Por favor ya sabemos que todos somos perfeccionistas, autoexigentes y demasiado puntuales. Y que son nuestro más terribles defectos. Pero hay que innovar algo más en la respuesta. Es cierto que esta pregunta clásica en cualquier entrevista que se precie no tiene ni pies ni cabeza. Y probablemente se haya ido heredando de entrevista en entrevista porque parece indicar un cierto conocimiento de la psicología humana. Pero para que engañarse el entrevistador no tiene ni idea de por qué realiza esta pregunta….pero nunca se la salta. Le hace sentirse como un entrevistador. Así que, ligando el punto anterior, si ves que el entrevistador ha empatizado contigo puedes aprovechar esta pregunta para conseguir puntos. Tendrás que utilizar la imaginación, pero por dios, salvo que te hayas convertido en media hora en uña y carne con el entrevistador no le digas que tu defecto es que no te gusta trabajar! Ser original no es se pasarse de listo.

No hay entrevista que se precie sin que el entrevistador te acabe diciendo si quieres preguntar algo. Hay dos tipos de personas, las que no preguntan nada o las que preguntar por el horario y el salario. Así qué tenemos una oportunidad enorme. Aquí vuelve a ser imprescindible el sentido común. Si vas a trabajar en un McDonald’s o similar, puede que la cosa no dé para más. Pero en general, es una buena forma de ganar muchos, y fáciles, puntos simplemente preguntado por cosas relacionadas con el puesto de trabajo que se va a desarrollar, con la organización (sí no es una microempresa), con la situación de mercado, los productos de la empresa y mil cosas más que son tan fáciles de imaginar que me lleva a la conclusión que en España no hay imaginación. Si encima de preguntar sacas un papel y un boli para apuntar la información…te harán la ola.

Por supuesto pregunta sobre el proceso. No es que te vayan a decir nada, pero una vez más, demostrarás interés…Qué menos!

About Flagelador
Siempre entre dos aguas, el mundo del empleo trabajando para servicios de recursos humanos, y la formación para profesionales. Dos caras de la misma moneda.

Leave a comment

Your email address will not be published.

*