Buen dato de paro en Noviembre

Contra todo pronóstico el paro de noviembre ha traído buenas noticias. En un mes tradicionalmente malo, el paro ha descendido de forma modesta. El paro registrado descendió en casi 15.000 personas y la afiliación a la seguridad social ascendió en 5.000 personas. Datos modestos, teniendo en cuenta que siguen habiendo unos 4,5 millones de parados. Sin embargo, esperanzadores teniendo en cuenta la tendencia general. Se vislumbra una tímida recuperación del empleo y por lo tanto de la actividad económica. Si atendemos a los datos de afiliación, en general mucho más fiables, vemos que el número de afiliados se ha incrementado durante el último año llegando a los 16,7 millones. Lejos, muy lejos de los 19,5 millones que alcanzo la economía española en 2007. Techo máximo que ha alcanzado la economía española en su historia. Pero mucho mejor dato que los 16,1 al que se llego a principios del 2013.

Por lo tanto el mercado laboral se está recuperando, por lo menos en cuanto a cifra de empleados. Otra cosa bien distinta es si entramos a valorar cualitativamente el empleo. La precariedad laboral crece, como ha venido creciendo desde el inicio de la crisis económica, y no se atisba el fin de la misma. Preocupante es el dato del total de horas trabajadas durante el ultimo año apenas creció un 0,8%. Traduciendo, no es que haya más trabajo, el que hay se está repartiendo. El mercado laboral se está ajustando, que no creciendo. Este ajuste ha podido ser motivado, por lo menos en parte, gracias a la reforma laboral. Que más que servir para incrementar la oferta de trabajo ha servido para que las empresas consigan un reajuste de costes importante. Otro tema a discutir sería si no hubiera habido la reforma laboral el desempleo se hubiera incrementado aún más debido a aumento, aún mayor, de las quiebras empresariales.

La crisis por tanto continúa, habida cuenta del lento crecimiento de la afiliación si tenemos en cuenta la rápida destrucción de la afiliación en los últimos 5 años. Desgraciadamente sigue sin existir una política económica que permita a la economía española encontrar nuevos sectores de desarrollo que compensen los sectores de baja cualificación que impulsaron la economía española durante las últimas décadas. Urge un plan estratégico a nivel nacional para desarrollar industrias y sectores nuevos donde competir en los mercados globales. Para ello se necesita de grandes inversiones para adaptar a la fuerza de trabajo.

About Flagelador 9 Articles
Siempre entre dos aguas, el mundo del empleo trabajando para servicios de recursos humanos, y la formación para profesionales. Dos caras de la misma moneda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*